El LABMA de Iquique se desarrolló los días 11, 12 y 14 de mayo del 2018 en el espacio Baquearte a través de una convocatoria abierta. Esta vez trabajamos en colaboración con el Colectivo Caput con quienes pudimos compartir lo ocurrido en Arica además de contagiarnos de su experiencia de trabajo en Iquique. Para así,  abordar conjuntamente lo que sería el laboratorio de mediación en dicha ciudad.

Durante su desarrollo volvimos a insistir en la misma pregunta ¿Qué es ser tarapaqueño?, siendo la interrogante que abrió la primera sesión donde inspirados en  la ceremonia del Apthapi (tradición andina en donde la comunidad se reúne a compartir el alimento de sus cosechas) se les pidió a los participantes traer alimento para compartir y conversar en torno a esta pregunta inicial. Dentro de los participantes, se encontraban personas de diversas disciplinas y lugares de Iquique, conformándose un grupo heterogéneo de trabajo.

La experiencia finalizó con una exploración a paisaje abierto, en donde a partir de la búsqueda de objetos adquiridos en la feria de “La quebradilla” de Alto Hospicio, se ensayaron posibilidades de intervenciones azarosas.

Video del Laboratorio de Mediación Artística en el marco de la Exposición “Revuelos:Trayectos de un Relato Expandido” ejecutado por la La Galería de Arte Gabriela Mistral junto a la Red de Mediación Artística y el Colectivo Caput.

 

Video realizado por Yurié Alvarez Barco.

Como parte del proceso realizado en Iquique, se realizó un ejercicio colectivo de observación del entorno del territorio. El registro fotográfico presentado a continuación muestra parte de este trabajo de re-conocimiento de aquellos objetos y espacios que componen la identidad íntima de la ciudad.

Fotos por Camila Pizarro.

ACONTECERES

Plan de acción múltiple y diverso, que estaba dirigido a distintos públicos a fin de confeccionar un abanico de posibilidades en relación a las tantas configuraciones que puede producir lo “contemporáneo”.

En tanto, las dinámicas abordadas tienen sentido a partir de distintas perspectivas y/o percepciones con que cada público concretó en la acción. Para ello, trabajamos metodologías abiertas donde fuéramos capaces de generar mayores inquietudes y por supuesto, relatos expandidos que nos permitieran desestabilizar la formalidad de lo aprendido. Por lo mismo, las actividades llevaban nombre relacional a lo movible, lo variable, y/o plasticidad con la que podamos alterar cualquier cosa o formato, siendo estas: Revuelos, consistente en un conversatorio masivo a través de radios.; A vuelo de Pájaro, se refiere observaciones de artistas sobre el territorio desde puntos de vistas no formales.;  Ronda de Citas, radica en exponer las expectativas de la exposición y compararlas con la realidad.; Réplica Territorial, la artista Vania Caro reelabora junto a una feria popular su obra “Cartografía de Alto Hospicio”.;  Laboratorio Transdisciplinar, diversos profesionales de distintas áreas son invitados a crear un fanzine colectivo sobre la colección.; Cajas Curatoriales, ejercicios creativos con adultos mayores a partir de objetos encontrados y su contextualización.

 

IMPRESIÓN LOCAL

Un plan yuxtapuesto, complejo de conocer por sus arquetipos, aprensiones y distancias, se convirtió en un entusiasmo imaginativo con una inventiva revoltosa y divertida.  Una revuelta dispuesta a brotar emergencias liberadoras (B. de Sousa Santos).

Súper expectantes de lo desconocido, el público demostró interés por lo inesperado, por lo no común. Pero que finalmente también se trataba de la aceptación o el rechazo, o del rechazo y la aceptación por este extraño escenario … algo que sin duda no era nada fácil para nosotros, pero sí vehemente!…, un adjetivo desde el cual nos gusta trabajar con la intención de agitar nuevos puntos de partidas que nos inviten a explorar(nos en) el campo del arte contemporáneo en todas sus dimensiones.

Narrativamente, las mediaciones frecuentaron unas ondas muy atrevidas, cargadas de giros y retos que nos hicieron trascender lo establecido. No obstante, aquella huella sostenida por los cánones, es trabajosa de removerla con tan solo la palabra. Entonces, se hace necesario actuar con claridad para ver, conocer, discutir e imprimir nuevas maneras de ejercer lo propio. Eso que nos hace mantenernos constantemente inquietos, sin fórmulas que nos indiquen ese otro placer que es el de la comodidad.

Ese espacio de pensamiento siempre se volcó un medio de diversión, ocio y satisfacción por el acto en sí mismo. Una práctica dinámica y crítica relacionada al conocimiento tanto del arte contemporáneo, como también del territorio.  Un lugar de esparcimiento que, a pesar de no tener/ser de una proximidad real, si se experimenta desde los espacios internos y externos de quienes percibieron en la mediación y en la exposición por sí misma, una percepción imaginativa del contexto. Creando, como dice Danto, una transfiguración del espacio.

 

HACIA UNA MEDIACCIÓN

Pareciera que la lógica de la mediación radica en la posibilidad de transmitir los orígenes de la obra de arte, pero no necesariamente desde un enfoque lineal, sino a partir del cruce de experiencias con el cual se vincula dicha obra. Esto puede ser, desde el contexto histórico, social, político, ambiental, económico, religioso, etc. Hasta la capacidad de crear imaginarios y signos que puedan ser coherentes o relacionales al objeto exhibido.

Esta acción ha de generar una nueva creación desde la interpretación local, personal y colectiva. Algo así como la confección de una obra de la obra, desde un espacio donde existe la materialización directa de aquel diálogo entre las partes. Donde se contiene la reflexión desde el pensar y el hacer, en un constante ensayo/aprendizaje de las cosas.

Pero creemos como colectivo, que la mediación es un poco más que eso, es el camino elemental que configura hoy la relación entre arte y sociedad.

Es también ese ejercicio estético sobre la creación plástica y su vínculo con el territorio lo que nos hace comprender las distintas posibilidades de un discurso. Lo que, además, implica la construcción de políticas transdisciplinares capaces de sostener interpretaciones integradas, abiertas,  críticas, relacionales y por tanto, contradictoriamente nutritivas para expandir los trayectos mediante la acción.

                                                                                                                              

 CAPUT

Camilo Ortega y Loreto González